Caracas, Venezuela
+58-4168065414
proyectos@doctorrenny.com

LA AUTOESTIMA DE LA MUJER

Dr. Renny Yagosesky

Dr. Renny  Yagosesky

La lucha que muchas mujeres vienen librando desde hace siglos, no puede esconderse o negarse. En muchos lugares y tiempos se les ha empujado a un espacio reducido, a un sitial inferior al que realmente les corresponde por méritos y capacidades.

Sin embargo, en estos tiempos de postmodernidad, su papel se ha intensificado y valorizado, por lo que podría decirse que la mujer vive su mejor momento en la construcción de la historia.

Doris Bersing, una venezolana estudiosa del trema femenino y también de las implicaciones de la autoesitma, considera que «ha llegado el momento en  que  las  mujeres redescubran  su verdadero papel, exploren su verdadera identidad, contacten su poder personal, hagan conciencia de sus decisiones, y rebasen patrones y estereotipos socioculturales inculcados por padres, instituciones y personas influyentes, que han servido para esclavizarla y obligarla a vivir en la desvalorización y la indignidad.»

Las mujeres no la han tenido fácil: desde la infancia se les condiciona a vivir de manera artificiosa, dependiente y subordinada. Se le «venden» múltiles prohibiciones de manera implicita y explícita, con mensajes como: «una mujer no debería…», «esas no son cosas de mujeres», «mujer tenía que ser», etc.

Es todo un bombardeo ideológico sociocultural para inducirla a conductas estereotipadas  en las relaciones de pareja o en el mundo laboral, y se le etiqueta en aspectos o etapas como la menstruación, la competencia social, la menopausia y la vejez. Todo un reto, un camino contra corriente.

Toda esta trama socio cultural va golpeando su amor propio y empujándola a adecuarse a las exigencias del medio ambiente. La tildan de «buena mujer» si complace a otros, si se «porta bien», y aplaca sus verdaderos sentimientos.

Se le induce a autoengañarse, a limitar su capacidad de riesgo, a hundirse en las tareas del hogar. Se le aleja de sus legítimos derechos y esto la hace dudar de sus capacidades y le dificulta definir un norte coherente con su potencial y sus verdaderas necesidades.

Muchas responden a esta situación victimizándose, actuando como mujeres sufridas. Otras se tornan ambivalentes y neuróticas. Y están también las retadoras, que pasan a ser súper mujeres y muchas se castigan con la enfermedad.

Bersing afirmna que no hace falta sufrir ni enfrentarse a los hombres. sugiere más bien una revisión interior profunda, en la que cada mujer se pregunte lo que realmente necesita o desea, qué pautas o patrones rigen sus decisiones y actos, y si son adecuados a los requerimientos personales y al momento actual, y especialmente, si son idóneos para permitirle tomar la ruta correcta y arrobar al destino anhelado.

Asimismo, invita a las mujeres a dejar de posponerse, a retomarse sin buscar conflictos innecesarios, sino a ordenar la vida y crear un equilibrio para elevar la calidad de cada día, en forma de autonomía, logros y bienestar emocional, en integración, respeto y armonía, en decisiones y riesgos valientes, en más placer y menos dolor, más autenticidad y menos «caretas», más versatilidad y menos rigidez, más presente y menos pasado, más aceptación y menos culpa.

Creo como Bersing, que la mujer es, en esencia, un ser múltiple  y bien puede ser sensual, tierna, laboriosa, audaz, tenaz, competitiva y de otras mil maneras, sin llegar a crearse contradicciones de fondo, sino integrar sus diversas facetas como un abanico de posibilidades.

¿Cómo lograrlo? ¿Cómo elevar la autoestima y rescatar el amor propio  para  sacarse de adentro pensamientos, emociones y conductas auto-flagelantes? ¿Cómo romper los  patrones incapacitadores de la dependencia, la sumisión o el resentimiento? Veamos unas sugerencias concretas:

  • Toma responsabilidad personal y aceptando que todo cuanto te sucede y por todo lo que has hecho y decidido.
  • Deja de culparte y de culpar a otros.
  • Cambia los pensamientos destructivos por otros constructivos.
  • Acepta que existen nuevas y mejores posibilidades para ti.
  • Asume que el cambio requiere conciencia, responsabilidad y voluntad.
  • Vigila tus pensamientos, sentimientos, palabras y hábitos. Menos sabotaje.
  • Revisa las normas y valores sociales que sigues.
  • Replantéate lo que puedes y debes cambiar de tu vida actual.
  • Supera la queja y actúa creativamente.
  • Reta el miedo, con la fe puesta en que la semilla dará fruto.
  • Perdona y supera los resentimientos.
  • Implementa una forma de vida más humana y espiritualizada.

Haz lo que debes hacer y podrás renacer a una vida digna con mayor control sobre tu mundo. Lo otro sería quedarte donde siempre, padeciendo lo que ahora padeces. Lo que eres, sientes y tienes, es resultado de tus decisiones personales. Si quieres que el mundo cambie, cambia primero tu propio mundo. Gracias por  leerme.

Dr. Renny Yagosesky
Ph.D en Psicología, Conferencista Internacional, Escritor

Nota: Si usted va a utilizar información parcial o total de este artículo, recuerde citar el autor y la fuente.

 

Un comentario

  1. Gabriela Blanco dice:

    Maravilloso Dr. Renny, para leerlo diariamente, las sugerencias están excelentes, muy precisas y claras, trataré de internalizarlas todas y como le he escuchado decir los cambios hay que hacerlos de a poco, cambios pequeños pero siendo constantes. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *